jueves, 24 de marzo de 2016

"La Dama Oscura" – Nuevo capítulo de Antes Del Solsticio


SIENNA

  Bajo la luz de la poterna, Sienna Reedstter se bajó la capucha con un movimiento etéreo.
  —Hay mejores lugares, primo —dijo en voz baja.
  —Nadie puede vernos aquí —susurró Tayron—. Mirad. Estamos solos. Sólo tú y yo. —Dio un paso airoso hacia Sienna; quiso besarla. Pero ella se apartó con un movimiento brusco.
  —Aquí no. —Puso la mano en el pecho de Tayron para mantener distancia entre ella y las ávidas intenciones de su primo—. Llevadme adentro primero. Aquí no me siento segura. Pueden vernos.
  —¿Quién? —Preguntó Tayron—. ¿Las sombras?
  —Las sombras son siervas de la oscuridad —susurró Sienna con proximidad hacia su primo—, como nosotros, Tay. No lo olvides. Pero, no. No son las sombras las que me preocupan. Mi hermano Charles desaprueba mi relación contigo.
  —Charles es un imbécil obstinado —escupió Tay.
  La luz comenzó a titilar sobre ellos.
  —Debemos irnos —siseó Sienna—. Tilda debe estar esperándonos, y Froy con ella.
  —Hablando de hermanos —sonrió Tay. Se subió la capucha, esperó a que Sienna también lo hiciera antes de ofrecerle el brazo para guiarla.
  Cuando estuvieron recorriendo los silenciosos pero elegantísimos pasillos de la mansión Weethaker, Sienna advirtió la imagen de su madre en uno de los cuadros que ataviaban el corredor. Sienna se detuvo ante él, su primo Tayron Weethaker también. Su madre había sido hermosa en vida, y su belleza había quedado inmortalizada en aquélla pintura. «Pero fue Lenna la heredera de su belleza», pensó Sienna, que había heredado otra clase de belleza… la de los Reedstter.
  Su madre había muerto de un parto. Su quinto hijo se iba a llamar Henry, pero éste murió con ella. Sienna suspiró con nostalgia. «Fue hace mucho tiempo —se dijo—. No debo pensar en el pasado cuando el futuro brilla como un sol nocturno.» Tayron le puso la mano en el hombro.
  —Lenna es la viva imagen de mi tía Alana —murmuró él para la de desgracia de Sienna—. Pero vos… vos tienes la belleza de ninguna otra, Sienna. Tengo entendido que mi prima Lenna fue llamada así por la Lenna Reedstter de mil setecientos ocho… Pero de aquella Lenna, mi prima sólo heredó el nombre. Pero vos, mi Sienna…
  Tayron, jadeando, hizo que Sienna se volverá hacia él. Le plantó un beso húmedo y desesperado en los labios. Deslizó sus manos por la capa, y luego el vestido. La llevó hacia la pared y comenzó a trazar besos en su cuello. Sienna jadeó. «No es correcto», pensó mientras se dejaba llevar. Tayron quería tomarla allí mismo, comprendió. Su primo le comenzó a subir el vestido, y deslizó una mano por debajo. Ella dejó escapar un gemido. Tay la seguía besando. De pronto hubo calor en los fríos pasillos... Todo sucedió ante los ojos de la difunta Alana Reedstter.


Lee el capítulo completo a través de Wattpad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario